Otra vez le pasó a James: Suplente y con pocos minutos de juego con el Bayern de Niko Kovac

Por la segunda fecha de la Bundesliga, el FC Bayern Múnich venció en condición de visitante 3 – 0 al Stuttgart. James Rodríguez jugó los últimos minutos.

James fue suplente. Sigue sin el voto de confianza para arrancar un partido del FC Bayern y aunque hubo momentos en los cuales parecía un partido destinado para él por la forma en que el Stuttgart le cerró los espacios al campeón alemán, su presencia en el campo tardó más de lo que habitualmente estábamos acostumbrados.

Bayern tuvo dificultades en el arranque de este juego que disputó en condición de visitante. No era claro en sus aproximaciones y cuando se cerraba el telón del periodo inicial llegó el 0 – 1, conseguido por parte de Leon Goretzka en el minuto 37.

Anotación clave porque se abrieron grietas en el sector defensivo del Stuttgart, facilitando aún más el poder ofensivo de un FC Bayern Múnich que siguió de largo en la etapa complementaria. Robert Lewandowski y Thomas Müller aumentaron la ventaja hasta dejar el resultado en un 0 – 3, mucho más acorde con la realidad de los dos equipos.

El turno para James llegó en el minuto 78, cuando entró en reemplazo del holandés Arjen Robben. Esta vez contó con más minutos de juego, a diferencia del juego frente al Hoffenheim, cuando solo actuó 7 minutos.

Manejo del balón, pausa. Habilitaciones profundas en los momentos indicados. A eso entró James Rodríguez, con la misión de poner en el congelador el partido, evitando cualquier sorpresa perjudicial a los intereses del FC Bayern Múnich. También le alcanzó para lanzar un disparo al arco, contado como opción de gol porque se encontraba en buena posición. Le faltó un poco más de potencia para haber festejado su primer tanto de la temporada.


Siguiente