¿Por qué y quiénes tumbaron la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada?

La mañana del viernes 7 de mayo, cuando aún transcurren las protestas y la Capital de la República abre sus ojos tras otra noche de alteraciones, comenzó con una estatua caída.

El monumento ubicado en plazoleta del Rosario, centro del Bogotá, donde se recuerda a Gonzalo Jiménez de Quesada, fue violentado. Derrumbaron la estatua. Un símbolo que para ellos, los autores de este hecho, es sinónimo de barbarie. Un reclamo histórico, evidente en tiempos de Paro Nacional.

Mientras la estatua caía, a su alrededor los indígenas tocaron flautas y tambores. Así prosiguieron hasta que las autoridades les pidieron retirarse. Esta es la primera estatua derribada en Bogotá, durante las jornadas de Paro Nacional convocadas desde la semana anterior. También es el segundo antecedente de este tipo en el contexto actual, recordando que el pasado 28 de abril, en Cali, también fue derribada la estatua de Sebastián de Belalcázar.

¿Quiénes y por qué tumbaron la estatua de Jiménez de Quesada?

Lo pueblos originarios del Movimiento de Autoridades indígenas del Sur Occidente, AISO, se atribuyen este hecho. Sus razones son históricas.

La estatua fue derribada en la madrugada del viernes 7 de mayo, en medio de una tensa calma porque la noche nuevamente fue testigo de reyertas y cruces, de un vandalismo que conspira contra el espíritu de la protesta.

+ Paro Nacional: Marchas del 7 de mayo en Bogotá

Para ellos, tumbar la estatua es una especie de “deuda histórica” con los indígenas asesinados, los ancestros. “Esa estatua representaba la desmemoria y la masacre a los pueblos indígenas colombianos”, dijo uno de los líderes. Mientras tanto, el Distrito informó que activará diálogos con dicha comunidad en procura de una solución en un marco pacífico.


Siguiente