• Martín Palermo y su opinión sobre Edwin Cardona

    Edwin Cardona pasa por un buen momento en Boca Juniors bajo el mando de Miguel Ángel Russo, pero la carrera del colombiano ha sido de altibajos.

    El volante necesita minutos para sostener su nivel. Si lo sientan reduce su habilidad y deja de ser protagonista. Ese es un asunto que conoce de sobra Martín Palermo, quien lo dirigió y se refirió al tema.

    ▶: ¿Qué dijo el ‘Piojo’ Herrera sobre dirigir a la Selección Colombia?

    ▶: Carlos Antonio Vélez: “A Carlos Queiroz no lo van a echar de la Selección Colombia”

    ▶: TNT Sports: “Si se confirma la salida de Queiroz, el máximo candidato es Bolillo Gómez”

    El argentino lo dirigió en el Pachuca y allí el exjugador de Atlético Nacional hizo 10 goles. Luego, las cosas cambiaron y el estratega lo dejó en el banco. “El primer semestre a mí me dio muchísimo. Fue un jugador que se destacó, aportó mucho en el juego y nos dio la posibilidad de clasificar a liguilla y la de ir a la Copa América, porque fue convocado. No jugó y cuando volvió fuera de los tiempos de hacer pretemporada le costó meterse en el ritmo y en esa dinámica”.

    Y agregó: “Es un jugador que tiene ese inconveniente en lo físico de ponerse al 100%. Entonces cuando él baja ese rendimiento es muy notorio. Cuando él está bien, te soluciona todo, pero cuando se deja o pierde por diferentes circunstancias no la continuidad o el ritmo de competencia, sino de entrenamiento, lo sufre muchísimo”, expresó el Loco.

    A Edwin siempre le han caído las miradas con respecto a su contextura física. Sin embargo, él ha demostrado que eso no es impedimento para jugar bien. “Tiene un problema. Le cuesta mantener el peso, pero se esfuerza por estar en buena condición. Él tenía muchísimos problemas fuera del fútbol y que quizá su descarga es en la cuestión de la alimentación o que también el físico no lo asimila bien y termina siendo contraproducente para él”, agregó Palermo.

    Finalmente, Martín relató cómo eran recibidas sus instrucciones por parte del antioqueño. “Cuándo le decía: ‘Edwin, seguime al 4’, me miraba y me daba otra cosa. Si hay otro que siga al 4, él me va a dar otra cosa para el funcionamiento para el equipo. Ahí están sus compañeros que dicen: ‘Bueno, yo voy a correr por él porque después me va a poner una pelota en la cabeza, un pase gol, un tiro libre y la va a clavar’. Y ahí nos complementamos como equipo. Pero si el esfuerzo no es compartido, después el enojo se transmite al resto de los compañeros“, concluyó.



    Patrocinado





    Etiquetas

    , , , , ,

    Siguiente