¡A Once Caldas le cayó todo el peso de la ley!

En el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga Águila 2018-II, un hincha de Once Caldas hirió al asistente de línea Javier Zemanante. El árbitro Luis Sánchez informó que él también fue víctima de “agresión verbal y física” en el estadio Palogrande, luego de la eliminación del Blanco-Blanco.

El juez central del compromiso pasó el reporte de los desórdenes en Manizales y el Comité Disciplinario del Fútbol Profesional Colombiano ya decidió qué castigo sufrirán los Albos:

Por los “daños” al grupo arbitral y al arquero de Rionegro Águilas, Lucero Álvarez (lo atacó otro seguidor), Once Caldas fue notificado con “tres fechas de suspensión total” de la plaza en la que actúe en condición de local, pena que deberá cumplir en la Liga Águila 2019-I. Además, el Blanco-Blanco tendrá que pagar una sanción económica de $8’593.662.

Entre otras cosas, dicha comisión suspendió al delantero de los Albos, Ray Vanegas, durante cinco juegos porque le tiró “una botella de Gatorade” al extremo de los Dorados, Estéfano Arango.[imagen_separador]

Lea también:

*Así está la tabla de reclasificación de la Liga Águila 2018-II

*Rodaron las cabezas de 14 jugadores en Jaguares de Córdoba

*¡Francisco Nájera llegará a la dirección deportiva de Atlético Nacional!


Siguiente