Wplay

¡Todos queremos un amigo como Sead Kolašinac!



Tiene que ser muy orate o demasiado valiente, sin mediar las consecuencias porque pudo terminar peor de lo que finalmente fue: Un incidente del cual todo el mundo habla y Kolasinac es concebido como un héroe.

La historia es así: Mesut Özil y Kolasinac fueron a almorzar a un restaurante de Londres llamado Likya (especialidad turca). A la salida, un grupo de asaltantes pretendía quedarse con el coche del volante alemán. Ojo: Portaban un cuchillo.

Entonces, armado de valor y dispuesto a defender a su amigo que estaba aterrorizado por lo sucedido, Sead Kolašinac salió del vehículo para ahuyentar a los ladrones. ¡Los enfrentó! No pensó que con ese comportamiento también puso en riesgo su integridad física.

El automóvil que pretendían hurtar es un Mercedes Clase G, cuyo valor en el mercado está por el orden de los 120.000 euros.

De acuerdo con un reporte que dio una de las empleadas del restaurante que presenció lo sucedido, “Todo fue loco y extraño. El vehículo estaba parado en medio de la carretera con la puerta abierta. Özil parecía aterrorizado, como cualquier hombre perseguido por personas que portan cuchillos”, relató al diario Daily Mail.

Los ladrones estaban vestidos de negro y huyeron de la escena de los hechos tan pronto fueron intimidados por el lateral del Arsenal, a quien hoy catalogan como un héroe. Uno de esos amigos de un valor incalculable por la forma de comportarse ante una adversidad tan peligrosa como la vivida a la salida del restaurante.

Tiempo después el Arsenal informó que los dos jugadores se encuentran bien, esperando también por los testimonios de los mismos sobre lo sucedido.



Patrocinado





Etiquetas

Siguiente