Presidente de Nacional y la decepción con la actitud de la directiva de Atlético Nacional

José Decurnex, el presidente del Nacional uruguayo que se presentó en Pereira para jugar ante Atlético Nacional, dio declaraciones al programa 100 Por Ciento Deporte (Sport 890) en las que habló fuerte de lo sucedido en Colombia.

Algo de lo que señaló tuvo que ver con la actitud que, dice él, tomó la directiva de Atlético Nacional: “Hubiéramos esperado que ante una situación como la que se vive en Colombia autoridades del equipo local se hubieran puesto a las órdenes, lo que no ocurrió”. Contundente. Sin él en territorio colombiano, la delegación del Club Nacional de Football estuvo todavía más sola y a la expectativa. Esperaba una mano solidaria que nunca llegó.

▶: Gonzalo Bergessio y su reclamo a los jugadores de Atlético Nacional

▶: La salida del Club Nacional al estadio en Pereira para enfrentar a Atlético Nacional

▶: Atlético Nacional vs Nacional: las protestas, las afueras del hotel y las salidas al estadio

La situación fue manejada en su totalidad por directivos del cuadro uruguayo, intentando acuerdos con los organizadores del compromiso: El Club Nacional de Football verbalmente entregó el mensaje a la Conmebol 5 horas antes del partido que quería asegurarse que iba a tener las garantías de seguridad que se nos había prometido antes de viajar”, expresó Decurnex. Y fue claro: “Nunca dijimos que no íbamos a jugar el partido. Al revés, hicimos todo lo posible para que se jugara. Lo que sí dijimos fue que no estaban las condiciones dadas para salir del hotel”.

Por ende la salida más tarde de lo acordado y la posterior reprogramación del compromiso. Nacional jugó por una sencilla razón: porque en ese momento sucedió lo que debió haber pasado cinco horas antes, que fue disuadir la manifestación, llevar a la gente que estaba frente al hotel a otro lugar y dejar un corredor de seguridad como se nos había prometido desde un inicio”.

Con esa promesa se dio el viaje del campeón uruguayo a territorio colombiano. Él no estuvo presente, pero sí al tanto de las situaciones. Por eso relató que a su celular “empezaron a llegar mensajes desde Colombia sobre la manifestación que estaba ocurriendo afuera del hotel ante la pasividad absoluta de las autoridades policiales locales. El clima era muy complejo”.

Y agregó: El primer error fue haber fijado estos partidos en Colombia. Parece que hay algunos lados a los que no llegan las noticias de lo que pasa en Sudamérica. Teníamos información que había 200 personas frente al hotel, pero que en una plaza a dos cuadras habían unas 2000 más que estaban dispuestas a ir al hotel”.

Finalmente habló de la principal molestia que tuvo por lo sucedido en territorio pereirano: “Autoridades de Conmebol dijeron que no queríamos jugar el partido y no fue así. No estaban dadas las condiciones y si no que me expliquen cómo a las 20.30 se presenta dentro del hotel un contingente de militares fuertemente armado. Eso no es una situación normal”. Y se preguntó: “¿Qué hubiera sucedido si pasaba algo grave? ¿Quién levantaba la mano para asumir la responsabilidad? El partido se jugó, pero no podemos dar vuelta la hoja y nada más. Sería irresponsable”.

La posición del Club Nacional de Football a través de las declaraciones de su presidente es clara: “Nacional siempre tuvo claro cuáles fueron sus prioridades y era cuidar a las personas. La vida está por encima de un partido de fútbol y en ese sentido quedamos absolutamente solos. Sentí que para mucha gente, y que se ponga el saco quien le quede, no fue así”.


Siguiente