Wplay

La propuesta de la FIFA para regular el mercado de fichajes



La FIFA presentó lo que ellos denominan como Clearing house, o caja de compensación, con el objetivo de proteger el dinero estimado como pago de solidaridad y compensación a los clubes de formación.

Pongamos un ejemplo. A un equipo que ayudó en la formación del futbolista le corresponde un porcentaje en futuras ventas. Esos clubes de formación son los que la FIFA quiere proteger, de manera que reciban el dinero que les corresponde y hasta más: La idea es que les paguen hasta 4 veces el dinero con relación al que actualmente perciben.

De allí nace la idea de esta especie de “banco”, con la automatización y distribución de ese dinero. Esta medida se tiene estimada para que entre en vigencia desde el siguiente mercado de invierno. La nueva entidad funcionará en forma independiente con el control de la FIFA. Todo lo que tenga que ver con los procesos de pagos a los clubes de formación será su principal labor.

La FIFA será la que calcule los pagos y luego se los informará a la Caja de Compensación, de manera que se actúe con transparencia en la ejecución de dichos dineros, con el destino correspondiente. Para tener más control sobre el destino del pago se habla desde ya de un pasaporte electrónico para todos los futbolistas, en el cual estén consignados todos los datos de los clubes por los cuales ha pasado el jugador, actuando en sintonía con las regulaciones actuales en el mundo de las finanzas y también con énfasis para todo lo relacionado con evitar lavado de activos.

La Caja de Compensación registrará cerca de 14.000 operaciones y se tienen proyectados pagos anuales por el orden de los 360 millones de euros. Así la FIFA cumpliría su objetivo de salvaguardar y verificar que el dinero concerniente al mercado de fichajes llegue a las personas indicadas, con los porcentajes justos. Todo debidamente registrado.

“Pretendemos transmitir transparencia en cuanto a las comisiones, al dinero que se paga a los agentes y también en cuanto a cómo se les paga. La FIFA está trabajando en un proyecto que se llama cleaning house, que es una especie de banco, institución o sociedad que va a canalizar todo el dinero que se paga a los clubes por formar a los jugadores o el que los clubes paguen a los agentes. Y esta empresa va a chequear que todo está correcto antes de abonar las cantidades a los representantes y a los clubes. Hoy en día estimamos que anualmente se pierden más de 400 millones de dólares por esos pagos. La norma dice que el que compra tiene que pagar y el beneficiario debería reclamarlo, pero si el club que adquiere a un jugador no paga o si el club formador no se entera del traspaso, el dinero no llega. Queremos acabar con eso, garantizar que todas las cantidades que fluyen en el mercado del fútbol cumplen con la norma y que ese dinero es traspasado a los que han formado a los jugadores. Garantizaremos transparencia”, explicó Enrique García Silvero, director jurídico de la FIFA.



Patrocinado





Etiquetas

Siguiente