La linda travesía de visitar el estadio del Venezia FC

La linda travesía de visitar el estadio del Venezia FC

Después de 19 años de ausencia en la máxima categoría del fútbol italiano, el Venezia FC está más que listo para volver a la Serie A.

Significa también la vuelta de una experiencia como pocas en el mundo del fútbol. Para llegar al estadio, el Pierluigi Penzo, los aficionados deben hacerlo en bote. De allí la singularidad de dicho escenario, integrante del salón de esas bellas rarezas que se encuentran en algunos templos sagrados del balompié.

El Venezia FC es uno de los equipos más folclóricos que existen, desde lo que representa jugar en una ciudad pasada por el agua, en el más literal sentido de la expresión, hasta el colorido de sus uniformes.

Para personificar la idiosincrasia del club, el ascenso a la Serie A se ganó con sudor y valentía. Un espectáculo donde el orgullo por defender un escudo los llevó a superar el descalabro de las expulsiones, más un gol en contra. Un empate 1 – 1 en la vuelta contra el Cittadella lleno de heroísmo y en su máximo esplendor, desatando un torrente de emociones reprimidas por un sueño, que durante mucho tiempo parecía confundirse entre los brochazos de la utopía.

Un logró que, rincón aparte, tiene a un colombiano de plácemes. En su calidad de director deportivo y con participación entre los socios, Iván Ramiro Córdoba festejó el ascenso, luego de una campaña resumida en 59 puntos, que le dieron tiquete a los playoffs de la promoción. Al lado de Empoli y Salernitana completan el cuadro de promovidos a la máxima categoría del fútbol italiano.

El Stadio Pierluigi Penzo volverá a acoger a algunos de los equipos más importantes de Europa. Muchas veces oculto a los millones de visitantes que frecuentan Venezia, no podía estar más lejos de la única estación de tren de la ciudad. Solo se puede acceder al estadio en barco o a pie.

El estadio en sí es una pieza notable de arquitectura deportiva. Originalmente construido con madera un año antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial, y rodeado de agua en tres de sus cuatro lados, se erige como una encarnación perfecta de Venezia. Será el más pequeño de la Serie A, con una capacidad de apenas 7.450 espectadores.

El Stadio Pierluigi Penzo se abrió por primera vez en 1913 y lleva el nombre de un piloto de la Primera Guerra Mundial. Es el segundo estadio más antiguo de Italia (el más longevo es el Stadio Luigi Ferraris, de Génova).


Siguiente