• Imputación, allanamiento y respuesta del médico de Diego Maradona sobre su muerte

    En la mañana del domingo 29 de noviembre, cuatro días después de la muerte de Diego Maradona, allanaron la casa y la clínica de su médico personal, Leopoldo Luque. Ese mismo día él rompió el silencio.

    Mucho se ha hablado y rumoreado alrededor suyo tras la muerte de Diego Maradona. El tema llegó hasta la justicia y por ende la investigación que ya va en el allanamiento a su casa y clínica, además del hecho de llevarse la historia clínica del 10. El médico está imputado en una causa que se investiga por “homicidio culposo”.

    ▶: Forenses entregaron informe preliminar sobre la muerte de Diego Maradona

    ▶: El día en que Diego Maradona se entrevistó y habló de lo que se diría en su funeral

    ▶: El dolor de José Pékerman por la muerte de Diego Maradona

    “No me leyeron los cargos, todavía no estoy informado. Vinieron de un modo en que uno no espera después de un evento así y después de haber trabajado por Diego como lo hice. Ingresaron, es su trabajo, yo lo entiendo, por eso con mi mujer y mi familia abrimos las puertas y les dimos todo lo que necesitaban. Se llevaron la historia clínica con todos los registros de las atenciones que yo hice y de los profesionales que participaron. Después dispositivos electrónicos de todo tipo (discos rígidos, teléfonos y dispositivos). Me sorprendió absolutamente”, fue lo primero que dijo Leopoldo Luque.

    Y agregó: “Cuando Diego fallece, yo llegué al lugar y estaba la fiscalía trabajando. Estuve a disposición en todo momento. No me llevaron a declarar porque no estuve, pero tampoco sabía que este iba a ser el modo. No voy a criticar este procedimiento porque no lo conozco. Lo que voy a hacer es estar a disposición. Sé lo que hice con y por Diego hasta el último momento y tengo todo para mostrar. Estoy absolutamente seguro que hice lo mejor por él”.

    También dijo, sobre su polémica salida del hospital: “Diego Maradona era un paciente en condiciones de alta por lo que se lo intervino. Debió seguir en un centro de rehabilitación y no tenía voluntad. Lo que se logró fue que pueda recibir una enfermera, lo firmamos todos. Él se podía haber ido caminando de la clínica, no lo iba a retener nadie”.

    El verdadero estado de salud de Diego Maradona después de la operación por un hematoma subdural

    “Era un paciente de alta, todo lo que se logró era de más y necesitábamos su consentimiento. Podía echar a todos como lo hizo. El alta de la clínica y de la neurocirugía lo tenía, después fueron sugerencias de un paciente que tiene que tener voluntad. No puedo internarlo en un manicomio. En ese estado, el paciente pudo haberse ido cuando quería”.

    “Alcohol no estaba tomando y las pastillas estaban acomodadas por el cuerpo mental. No era solo el doctor Luque sino toda una contención. Yo lo veía que estaba pinchado, pero yo no ordeno sobre el equipo de salud mental, soy neurocirujano. Él ya estaba de alta y solo tenía que convencerse de mejorar. El riesgo de Diego era el consumo, no un ataque cardíaco. Si necesitaba una ambulancia y un desfibrilador, ese tipo necesitaba estar internado en una unidad coronaria”.

    Leopoldo Luque: “Yo no soy el responsable, no hay un error médico” (DAZN)

    ¿Por qué no hubo una ambulancia o un desfibrilador en la casa de Diego Maradona?

    “Hubo reuniones de Zoom con todo el equipo de profesionales donde hablábamos sobre las cosas que convenía y la psiquiatra pidió una ambulancia. No sé de quién era la responsabilidad. Eso yo no lo manejaba. Yo lo amaba, eso de que cumplía más el de fanático es una tontería. Era con un papá para mí, era mi paciente preferido. Lo del desfibrilador son tonterías”.

    La causa de la muerte de Diego Maradona

    “Es mentira eso que no se podía exteriorizarlo. Era un centro de patología aguda, no de rehabilitación. Acá no hay decisiones, sino criterios médicos. No hay un error médico, ni siquiera el que dicen de la enfermera. Diego tuvo un evento fortuito, un evento normal por sus características. Es un hecho que podía pasar, antes o después, y se hacía todo lo posible para disminuir la chance de ese evento, no bloquearlo. Era lo más común del mundo que muera de un paro cardíaco. Yo extendí todo lo que pude la internación y lo que logramos todos fue tratar de persuadirlo para meterle gente. Su cabeza ya estaba bien”.

    “Yo creo que Diego abandonó esta pelea, bancó esto hasta por mí. Ahora le hacen una autopsia y le da un paro cardiorrespiratorio. Él estaba muy triste, hace rato que lo veía así, se estaba castigando de un modo que yo no lo iba a permitir como amigo, no como médico. Estaban todos con Diego en las buenas”.

    “Yo lo dejé tranquilo los primeros días después de la operación porque cuando me veía sabía que algo estaba mal. Después cuando no salió de la habitación por tres días lo volví a ver. Yo lo fui a ver el domingo y estaba durmiendo en el sofá del living. No senté que pudo haber tomado una decisión drástica con su vida. Lo veía triste. Diego es una persona muy solitaria, yo podía recetarlo e irme. Yo no lo quería molestar, quería que disfrutara de su familia porque le iba a hacer bien. Yo creo que el motivo es el de los padres. Diego quería estar solo, puede ser que no quería ver a las hijas. A mí me hacía lo mismo, pero yo entraba en la pieza, esa era la diferencia”.

    La conclusión de Leopoldo Luque

    “Yo si de algo soy responsable es de amarlo, de cuidarlo, de extenderle la vida y de mejorársela hasta lo último. Hice lo imposible para eso, para que pueda acceder a un psicólogo y a un psiquiatra. Conseguí lo que nadie pudo. Todo el mundo decía que andaba dopado. Yo se lo conté y él me dijo: `Vos le das bola, si boludos son los que sobran´. Diego era muy fuerte, yo en algún momento voy a hablar de eso. Hay periodistas que buscan sangre y otros que buscan la verdad porque no es así como lo están planteando”.



    Patrocinado





    Etiquetas

    , ,

    Siguiente