Dinamarca y Finlandia jugaron, tras el desmayo de Eriksen

Dinamarca y Finlandia jugaron tras el desmayo de Eriksen

Una vez se confirmó que Cristian Eriksen estaba fuera de peligro, y tras común acuerdo entre los jugadores de ambos seleccionados, las acciones de este compromiso se reanudaron.

No fue sencillo, así que la cordura siempre medió como ese hilo conductor sobre el cual se basaron las decisiones.

Dinamarca controló el partido la mayor parte del tiempo, con aproximaciones permanentes, sin gol. Y ese fue su fallo. La ausencia de un jugador efectivo en la puntada final cambió el decorado del compromiso. Ni siquiera el hecho de jugar con el respaldo de su afición aumentó las expectativas de concebir la apertura en el marcador.

Bajo ese contexto, Finlandia sacó ventaja y en una de esas apariciones esporádicas consiguió el primer gol del partido, obra de Joel Julius Ilmari Pohjanpalo, quien entre otras cosas se inscribió en la historia de su país por marcar el primer tanto oficial de Finlandia en un certamen de selecciones.

Además, el autor del gol tuvo otro gesto admirable, puesto que retuvo su emoción en el festejo, en señal de respeto porque para el público danés no deja de ser desconcertante todo lo vivido con su jugador.

Sorpresa en el resultado, no tanto en el fútbol. Dinamarca tal vez sintió el peso de jugar un partido, con la mente dispersa, después del drama vivido por la situación de Eriksen. Independiente de si está fuera de peligro, la conmoción fue enorme. Tal vez ese detalle incidió también en el penalti ejecutado por Pierre-Emile Hojbjerg, quien tuvo una enorme opción de igualar, pero su cobro fue anunciado, de sencilla lectura por parte del arquero finlandés.

Desde entonces, la partida fue una especie de batalla contra el paredón. Toda Dinamarca desbocada, lanzada al arco de su rival, que amurallado protegió su valioso botín. La Eurocopa, en su segundo día oficial de competencia, ya nos dejó una sorpresa.


Siguiente