Wplay

Juegan con la 10 en la Liga Águila. ¿Realmente lo son?



Tradicionalmente la definición de un jugador que ejerza las funciones de volante 10 es la de organizar el juego. A su vez, es un futbolista con instrucciones específicas de ser el nexo y conductor con sus pases bien articulados. Técnica, visión de juego, liderazgo y hasta poder de definición, aunque este último condicionante pasa a un segundo plano: Para ellos es más importante filtrar un buen pase antes que anotar.

Con tantos atributos reunidos, jugar en esa posición es cuestión de grandes. De allí que no sea casualidad que algunos de los mejores futbolistas de la historia lucieran la tradicional camiseta con el dorsal 10: Pelé, Maradona, Platini… Un número reservado para los calidosos. En cualquier partido y al nivel que se quiera pensar, existe un condicionante: Que la use el más “calidoso”.

En cuanto al desglose de sus funciones, un 10 que asuma el rol de conductor es aquel que juega muy bien con su principal volante cabeza de área. Presto a recibir el balón, una vez lo recupere tiene la facultad de iniciar un buen contragolpe o darle manejo al balón hasta encontrar el momento indicado para filtrarlo.

Con el paso del tiempo, el fútbol evoluciona y las misiones del 10 también se encuentran cuando ejerce una labor de mediapunta. Más próximo al arco rival, tiene margen de maniobra en la acción personal, asociarse con los delanteros o rematar a gol. Esto último, sin embargo, lo aleja del rol de conductor por naturaleza.

Lo que no cambia, independiente de las funciones explicadas, es su visión de juego. Lo que los técnicos llaman “leer los partidos”. Toma las mejores decisiones, ya sea para manejar el balón con mayor criterio o gestar varios  ataques en caso de buscar un resultado a favor, en medio de la adversidad que genere el juego.

De esta manera llegamos a un volante 10 más moderno, el que casi siempre vemos en los clubes y ligas de muchos países, incluyendo la nuestra. Es un volante que, partiendo prácticamente desde la zona de marca como un “segundo contención”, adquiere más responsabilidades en defensa (el clásico 10 no las tenía). Un jugador con más ida y regreso, al que a veces se le confunde con un mixto.

Los volantes 10 del fútbol colombiano

El tradicional generador de juego prácticamente está en extinción. No existen por la misma intensidad del juego, que nos acerca más a un generador moderno. La Liga Águila tiene muchos futbolistas que se mueven entre ser mediapunta o aquel que partiendo desde la mitad, con más marca, organiza. Creadores como tal, de los que filtran pases, en realidad son pocos.

Es tal el cambio, que el uso de la 10 se lo han repartido entre volantes y hasta delanteros. Hay equipos que por alguna razón aún lo asignan, como el Deportes Tolima (Juan Pablo Nieto, su reciente fichaje, tal vez la porte), Rionegro Águilas y Unión Magdalena todavía no tienen establecido al jugador con ese dorsal.

Usan la 10, ¿pero realmente juegan como tal?



Patrocinado





Etiquetas

Siguiente