• La realidad de un profesional de esports

    La realidad de un profesional de esports

    Ser un profesional de esports no significa solo jugar videojuegos y se necesita mucho más que tener habilidad en un determinado juego.

    En una nota realizada por EL MÍSTER, se muestra una cara de los deportes electrónicos que no todos ven, haciendo entender a quienes no hacen parte de la escena profesional todo lo que se necesita una vez se esté allí. Ser jugador profesional de esports no es sencillo. Y no lo es porque no basta con ser bueno en un videojuego, se necesita tener preparación física, intelectual, académica e incluso psicológica.

    + David Beckham y lo que ganará por salir en FIFA 21

    + The Game Awards: anunciadas todas las nominaciones

    Aquellos privilegiados que hoy en día pueden ser considerados como ‘pro-players‘, tienen que tener un nivel de compromiso muy grande, superando incluso a lo que deben hacer como preparación las estrellas de otros deportes. Es un trabajo que requiere de buena alimentación, activarse físicamente, tener control mental, manejar el estrés y entrenarse durante jornadas que superan las 12 horas.

    ¿Qué se necesita para ser un gamer profesional?

    Con información de las experiencias de jugadores y cuerpos técnicos, MAD Lions E.C, organización española de eSports y propiedad de Over Active Media, definieron un decálogo con aspectos que necesita toda persona que quiere vivir de esto:

    Profesionalidad
    Trabajo
    Respeto y educación
    Imagen
    Espíritu de equipo
    Fortaleza mental
    Espíritu ganador
    Pasión
    Progreso
    Juego limpio

    En resumen, existen tres factores determinantes a la hora de llevar a cabo una carrera como jugador profesional de esports, que son la preparación física, preparación mental y no menos importante, habilidad. Pero todo esto tiene un trasfondo que va más allá de un escrito, pues se hace referencia a métodos a los que se apegan las organizaciones más importantes del mundo.

    En cuanto a la preparación física, un jugador profesional debe estar en buena forma y prepararse adecuadamente, pues deben resistir al desgaste que conlleva una competencia. Para esto, lo más relevante, al igual que en la mayoría de los casos, son los buenos hábitos alimenticios, razón por la cual los equipos cuentan con nutriólogos que le entregan una dieta específica a cada jugador.

    Lo mental tiene muchos factores, ya que el jugador tiene que poder soportar la presión, el estrés, la frustración, debe recibir motivación y tener autoconfianza. También es un punto donde se deben reforzar los valores tradicionales como la empatía y el trabajo en equipo, todo con el único fin de cumplir con los objetivos. Cada equipo tiene un psicólogo que evalúa el estado de cada uno de sus jugadores.

    La habilidad, no es lo único que necesita un pro, pero sí es fundamental. Para esto se requiere un duro entrenamiento técnico, enfocado en mejorar, yendo de la mano con habilidades propias del ser humano, como tiempo de reacción, agilidad mental y toma de decisiones. Todo sumado para hacer a un jugador profesional integro y talentoso. No es fácil, pero es una de las carreras más lindas hoy por hoy.



    Patrocinado





    Etiquetas

    ,

    Siguiente